Skip to Content
Monday, 25 de September de 2017.
558

Camión abducido


12/09/2017
Ana París

Si de extraterrestres se trata hasta en los camiones están presentes... 15 de diciembre de 1981, el chofer Rubén Meneses de 42 años, mientras trabajaba con un camión, vio una luz acercarse, brillaba mucho a pesar de ser las tres y media de la tarde, ahí vio atónito como su camión comenzó a elevarse en el cielo, mientras se ponía transparente como un cristal, paralizado y sin poder gritar siquiera vio la calle alejarse, mientras él y su camión se elevaban en el cielo y se desmayó.

Cuando despertó, se encontró en una localidad a 110 km del lugar donde ocurrieron los hechos, tuvo que acudir a la policía, donde no le creían, pero le permitieron llamar a su trabajo donde efectivamente confirmaron que allá trabajaba. Tuvieron que enviar a su esposa a buscarlo con unos policías ya que el señor no podía manejar y apenas caminar, paralizado del susto. Tuvo que ser internado, tenía conjuntivitis, o al menos eso parecía, le dolía extremadamente la cabeza, los oídos y los ojos, tenía fotofobia

Al parecer su camión Dodge Volcador, color amarillo, patente W013976 estaba intacto, el aterrado hombre contó: “Sentí un raro hormigueo en todo el cuerpo, no podía moverme aunque quisiera y vi como el camión comenzó a elevarse y a tomar altura, se volvió transparente como si fuera de vidrio y empezó a vibrar todo.

Cuando llegó a General Paz, lo atendió el doctor Alberto Máximo Vidal, que debió proporcionarle una fuerte dosis de Valium inyectable para calmarlo, “pues estaba muy excitado, se asustaba y lloraba como un chico”, relató el médico, quien reconoció no haber tenido nunca en su profesión un caso semejante, tan impactante. “No sé qué le ocurrió a este hombre -admitió-, pero tiene que haber sido una cosa muy fuerte para marcarlo así y dejarlo en un fuerte estado de shock. El no fingió lo que le sucedió, cuando lo revisé tenía la presión muy alta y el ritmo cardíaco muy acelerado (taquicardia), estas cosas no se pueden fingir. Vaya a saber lo que le pasó, eso se lo dejo a los especialistas del tema”.

Pero, ¿qué le pasó a Meneses en ese lapso que se desvaneció y no recuerda nada hasta hallarse en Berón de Astrada. Es lo que en ovnilogía se llama “tiempo perdido”, en este caso casi una hora.

Muchísimos medios de prensa se acercaron allí para dialogar con él, como pocos o casi nadie le creía se le pasó por el detector de mentiras y hasta por hipnosis.

El programa de televisión más allá de la cuarta dimensión, Meneses relató, bajo hipnosis regresiva realizada por médicos especialistas, que “fui llevado al interior de una nave aparentemente, con las paredes espejadas o de un material metálico muy lustroso, no sé cómo me sacaron del camión, una vez dentro de este aparato, me pusieron sobre una camilla que no tenía patas, o por lo menos yo no las veía, como suspendida en el aire.

Luego, entraron tres seres bajitos, del tamaño de un chico de 10 años, tenían la piel gris y eran como humanos, aunque de cabeza grande, ojos rasgados y casi no se les veía la boca. La piel era gris y rugosa, como la de un elefante, por comparar con algo conocido.

Sentí que me hacían preguntas acá (señala su cabeza) sin hablar, pero no me acuerdo qué me preguntaban ni qué les contestaba yo. Después me dormí y no recuerdo más nada, sólo que me desperté y estaba otra vez en el camión, ya en Berón de Astrada.

Ese mismo día 15 de diciembre, la compañía de electricidad recibió en esa zona infinidad de llamados por baja tensión eléctrica en toda la localidad. El pobre hombre murió años después siendo tratado por todos como loco, usted ¿qué cree?

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.